Notas electorales: anécdotas, críticas y reflexiones de Agustín Squella sobre su experiencia en la Convención

Notas electorales: anécdotas, críticas y reflexiones de Agustín Squella sobre su experiencia en la Convención

“Espero que lo siguiente dé alguna idea de cómo vivió este proceso un señor mayor que no es más que un profesor de provincia”, dice con modestia Agustín Squella de su libro recién publicado “Apuntes de un Constituyente” (Ediciones Diego Portales, 166). páginas). Escrito a partir de breves párrafos, es un libro en el que relata sus experiencias, no sin ironía, y que finaliza ante el texto final de la Convención. Squella se encuentra entre los que votarán a favor, pero tiene una peculiaridad: está lejos de ser partidista y su historia arroja algo de luz sobre lo que sucedió en la Convención. A continuación se muestra una selección de extractos del libro de alguien que se define a sí mismo como liberal de izquierda.


freud explica. “Escuché atentamente la mayoría de los discursos inaugurales de mis compañeros y compañeras y no diré que me sorprendió el fuerte carácter autobiográfico de la mayoría de ellos. Una vez más el signo de los tiempos. Sobre todo, la necesidad de expresarse, de mostrar tantos sentimientos como sea posible, de llorar incluso entre los aplausos de los asistentes, con cierto olvido, creo, que también hay de bueno en la racionalidad. Yo – tengo que decir – se me quebró la voz en un momento, pero no tanto como para ser aplaudido”.

  • “Creo que en nuestros discursos inaugurales hubo algo que, en Psicología de grupo y autoanálisis, Freud lo llama «intensificación afectiva». Cualquier grupo comparte rápidamente la efervescencia ambiental y sus integrantes pierden el sentido crítico e incluso una mínima distancia en relación a la carga emocional. El mal -nuevamente Freud- es que tal situación crea condiciones desfavorables para el trabajo intelectual, mientras que el sentido de la responsabilidad individual se debilita mucho”.
  • “En los discursos también fueron frecuentes las alusiones a numerosas víctimas individuales y colectivas en la historia de Chile, que las ha habido, por cierto, y que han causado tanto malestar como empatía. Así es como nuestros sentimientos pueden ser híbridos o contradictorios. -sobre todo cuando la víctima era el propio votante que hablaba.. Uno de ellos -con una exitosa carrera profesional y una feliz vida familiar- volvía a recordar a sus abuelos, víctimas del holocausto judío a manos del nazismo.
  • «Con todo, todos somos en última instancia víctimas de haber sido arrojados al mundo y destinados a la muerte, aunque siempre es posible seguir la receta de Claudio Magris: entre uno y otro de estos eventos, podemos tomarnos una buena copa de marihuana. (…) Yo pensaba que solo los artistas pasaban por la vida exigiendo el pago de las deudas que la sociedad y el Estado les tendrían, pero ahora lo somos todos”.

Portada del libro “Apuntes de un votante”, de Agustín Squella.

Opinión sobre Bassa. Quizás la principal polémica en la que se vio envuelto Agustín Squella se produjo tras las elecciones a la segunda mesa directiva de la Convención, cuando tras siete votaciones y 18 horas de deliberación se llegó a un resultado. Jaime Bassa salió a calificar la elección como “una forma de democracia verdadera que el Chile del siglo XXI no conoce”, entre otros adjetivos elogiosos y refiriéndose a los críticos de Squella, dijo que no lo sorprendían porque esa “democracia verdadera” era algo”. empujado por las nuevas generaciones». Así es como Squella recuerda el episodio:

  • «No había una cocina, sino varias, siete o 10 por lo menos, todas funcionando al mismo tiempo, lo que luego se presentó como un ejemplo de democracia deliberativa, o democracia al aire libre, o democracia en tiempo real, dado que si la las reuniones se llevaban a cabo afuera, era solo porque era verano y hacía mucho calor ese día.
  • “Estas expresiones con las que quisieron inventar un feo día de la Convención, además de ser engañosas, mostraban una evidente presunción en quienes las usaban, pues nada podía hacer pensar que en ese momento en un pequeño país llamado Chile, en En el cuadrante que en su capital lo conforman las calles Bandera, Catedral, Morandé y Compañía, se perfilaba una nueva forma de democracia o, al menos, una nueva forma de hacer política que nos afectan cada cierto tiempo como país?

pueblos originarios. “No fue justo, por ejemplo, que cuando en el pleno se eligieron los 20 miembros de la Comisión Consultiva y Consultiva de los Pueblos Indígenas, todos conocedores del tema y ajenos a la Convención, solo los propuestos por los representantes de estos municipios. Cuatro de los candidatos, entre ellos un doctor en derecho y autor de una espléndida tesis sobre multiculturalismo y plurinacionalidad, fueron rechazados no por falta de méritos y conocimientos, sino porque sus nombres habían sido propuestos por votantes no indígenas.

  • “Hasta hoy no entiendo por qué esta propuesta de excluir a los representantes de los pueblos indígenas -de afirmar que solo ellos estaban capacitados para proponer nombres- fue seguida tan mansamente por la mayoría del pleno”.

Poderes Constituidos vs Poderes Constituyentes. Squella hace una mirada crítica al trato de los expresidentes Ricardo Lagos y Eduardo Frei en la Convención.

  • «Avec des carrières politiques inscrites dans leur avenir, ils croyaient gagner des adeptes en injuriant ceux qui avaient été autrefois à la tête des soi-disant «pouvoirs constitués», comme ils le disaient aussi avec mépris, celui-là même auquel ils aspireraient dans El futuro próximo.»
  • “Había que aguantar tonterías como la que le escuché a un votante bastante exhibicionista que a menudo asistía a las reuniones tanto presencialmente como vía Zoom. Un día le pregunté por qué hacía eso y me respondió que tenía un problema a la vista. No hace falta decir que la explicación no tenía sentido para mí».

El caso Rojas Vade. “Ante la situación provocada por Rodrigo Rojas Vade, Pelao Vade para sus amigos y Nosferatu para sus enemigos, opté inicialmente por suspender el juicio. aturdido.

  • “El interesado entonces renunció a una de las vicepresidencias adjuntas de la Convención, aunque sin renunciar a la propia Convención, incurriendo así en una ambigüedad que duró mucho tiempo. La Junta de Convenciones también se equivocó con su muy soso comunicado inicial emitido luego de que se conociera la declaración de Rojas Vade, lo que contribuyó a crear confusión entre los votantes, salvo los pocos que tuvieron acceso al afectado y decidieron protegerlo y tratar de salvarlo de la situación.

iteraciones. “Me aburrió un poco la reiterada afirmación de que nuestra tarea en la Convención era histórica, que se traslucía en cada intervención que se hacía. Si alguien repite una vez más que nuestra tarea es histórica, saldré de la sala”, me dije entonces, aunque siempre opté por quedarme (…). Por supuesto, fue histórico, por supuesto, pero ¿por qué repetirlo una y otra vez?

  • “Otro tipo de reiteraciones venían desde la derecha dentro de la Convención, anunciando que de Chile nada quedaría si seguíamos aprobando ciertas normas que consideraban excesivas, mientras desde la izquierda se anunciaba que el texto, en más, serviría como la base de un país nuevo y brillante, sería vanguardia en el mundo para los futuros textos constitucionales”.

Partido Comunista, el más exitoso. “Desde el principio sabíamos que los constituyentes comunistas iban a tener una gran influencia en el curso de la Convención. Encabezados por el exministro Marcos Barraza, se comportaron con destreza y disciplina. Rápidamente conquistaron a la mayoría de los representantes de los pueblos originarios y grupos más de izquierda que el propio PC. Creo que me llevaba bien con mi compañera de Sala 4, Carolina Videla, y mejor aún con Ericka Portilla, ambas militantes de este partido, pero no tanto con su estrella Bárbara Sepúlveda, a quien siempre noté con un desparpajo un tanto exagerado. «.

  • “Si se trataba de hacer política, en cualquier nivel, el Partido Comunista era por mucho el más exitoso, gozando de una manera muy notoria de proyectar personalidades jóvenes para las próximas jornadas electorales, preferentemente mujeres (…)”

crece el rechazo. “Hacia las últimas semanas de la convención, intuí, como todos, que crecía la inclinación por el rechazo que se produciría en el plebiscito de septiembre. Lo más grave, sin embargo, me pareció que la motivación de este rechazo no procedía del miedo, sino de la ira. Un voto anunciado por el miedo es contraatacable, es posible oponerse e incluso persuadir a quien lo anuncia, pero un voto motivado por la ira no es confrontable con argumentos”.

  • “Todos recordamos que en abril de 2022 hubo un coro de voces preocupadas por los tratos que estaba haciendo la convención, lo que molestó a los complacientes convencionalistas y reivindicó a los que hacía mucho tiempo pedían más tratos cruzados de reglas que se presentaron al plenario A. coro que fue mucho más allá de los medios de comunicación que los convencionalistas complacientes denunciaron todos los días como enemigos de la convención.


mycandymagz

mycandymagz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.