René Cortázar: “Lo he decidido. voy a rechazar»

René Cortázar: “Lo he decidido.  voy a rechazar»

El exministro de Trabajo y Transportes marca su posición respecto al plebiscito del 4 de septiembre. René Cortázar, miembro de la DC, brinda un diagnóstico crítico sobre el rumbo de la Convención y el impacto de la aprobación del texto propuesto por la constituyente sobre la inversión, el crecimiento y los derechos sociales. Si gana el rechazo, dice, “desde el día siguiente, debemos trabajar para construir la institucionalidad constitucional y legal que el país necesita, sobre la base de un amplio acuerdo político”.


-La Convención está llegando a su fin. ¿Cuál es tu saldo?

– Los chilenos elegimos la Convención Constitucional con varios objetivos. Primero, recuperar la unidad del país, en un momento de gran confrontación y violencia. Pero en lugar de contribuir a una Nación más unida, propone dividirnos en varias Naciones.

Segundo, lo elegimos para mejorar la calidad de nuestra democracia. Pero también ofrece un paso atrás. Violan el principio de una persona, un voto. Como se hizo durante la formación de la propia Convención Constituyente. La lista de pueblos originarios correspondía a 8 pueblos convencionales, y les dieron 17. Todos de izquierda radical. Ahora proponen aplicar el mismo sistema a la Cámara de Diputados ya todos los órganos de representación popular. Y, después, con la Cámara desequilibrada, debilitan todos los demás frenos y contrapesos de poder: el Senado, el Gobierno, el Tribunal Constitucional y el Poder Judicial. Además, suprimen el estado de excepción, dejando al Estado democrático con las manos atadas ante la violencia.

– ¿No hay avances en la garantía de los derechos sociales no consagrados?

Por un lado proponen garantizar los derechos sociales y por otro los imposibilitan, impidiendo la inversión y el crecimiento y, en consecuencia, los recursos necesarios para satisfacer las necesidades de salud, educación, jubilación o lucha contra la delincuencia. .

– Pero habría garantías constitucionales.

-Para garantizar el derecho a la salud, necesitamos más hospitales, médicos y medicinas. Esto requiere una cantidad significativa de recursos públicos. Lo mismo ocurre con otros derechos sociales.

Durante los últimos 30 años, el gasto público en salud, educación, vivienda, seguridad social y otros sectores sociales se ha multiplicado por más de 6, en términos reales. Más del 80% de este aumento proviene de las inversiones y el crecimiento. Menos del 20% de reformas tributarias.

-¿No hay garantía de que estos derechos sociales puedan ser financiados?

-La nueva constitución propuesta impide el aumento de la inversión y el crecimiento que necesitamos. Les dice a quienes están considerando invertir en Chile que si el Estado los expropia, la Constitución no garantiza que recibirán el monto total invertido. La inversión en el sector minero requiere un horizonte de varias décadas. Pero las concesiones mineras no tendrían garantía constitucional. Los derechos de agua también serían precarios. La autoridad administrativa puede expirar en cualquier momento. Podríamos continuar. ¿Quién invertirá en estas condiciones, de dónde saldrán los recursos para garantizar los derechos sociales? Serían sólo derechos de papel sin ningún reflejo en la realidad.

– ¿Y usted, ante este diagnóstico, ha decidido su voto, o va a esperar a otra cosa?

-Decidí. voy a rechazar

– ¿Se atrevería a predecir el resultado del plebiscito, dos meses antes de la votación?

-Estoy convencido de que ganará el Rechazo. Pero esto no será el final, sino el principio. Al día siguiente, tendremos que trabajar para exigirle al Estado democrático que ponga fin a la violencia que azota al país desde hace algunos años.

Desde el día siguiente, debemos trabajar para construir las instituciones constitucionales y legales que el país necesita. Basado en un amplio acuerdo político. Y con ello salir de la situación de estancamiento económico en la que nos encontramos.

¿Qué requiere un pacto de esta naturaleza?

– Esto requiere enfrentar el clima político de confrontación, agresión verbal, cancelaciones y funas, que ha prevalecido en los últimos años.

– ¿Y cuál es la viabilidad de este acuerdo en un país donde las instituciones, empezando por los políticos, están sobre el terreno en todos los sondeos?

-Estoy convencido de que las condiciones políticas estarán dadas. El plebiscito será el punto de inflexión a partir del cual podremos emprender un nuevo camino. Será un poderoso mensaje de los ciudadanos a todo el mundo político, para cambiar de rumbo.


mycandymagz

mycandymagz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.