Veto indígena: El gran cerrojo. Por Juan Ignacio Correa

Veto indígena: El gran cerrojo.  Por Juan Ignacio Correa

El presidente Boric está decidido, ahora, a consensuar con las coaliciones de aprobación una serie de modificaciones al texto de la Convención antes del plebiscito. Pero no dice que estos cambios deben tener el consentimiento de los pueblos indígenas, el gran cerrojo que ni siquiera la constitución de Pinochet se atrevió a imponer.


El grupo de Aprobación y Gobierno ha cambiado de opinión. Ahora buscan acordar cambios al proyecto de Constitución antes del plebiscito del 4 de septiembre. Incluso circula una lista en la que se dice que los actores políticos de izquierda tendrían un acuerdo. La Presidencia en su última Comisión Política anunció que en adelante encauzaría todas estas reformas.

Pero no logran ─todos sabemos que el silencio es una de las formas más efectivas y versallescas de mentir─ en informar al público que estas propuestas deben contar con el consentimiento de los pueblos y naciones indígenas, porque cualquier modificación se refiere a “asuntos o problemas que afecten sus derechos reconocidos en esta Constitución” sólo podrá acordarse si los Pueblos Originarios (PP.OO.) dan su consentimiento previo (artículo 191.2 del Proyecto de Constitución).

Este privilegio llamado Veto Indígena no está previsto en ninguna constitución de las 175 constituciones analizadas y disponibles en el sitio www.constituteproject.org desarrollado por la Universidad de Texas.

De aprobarse el Proyecto, sería la primera constitución occidental ─no estoy muy seguro de que Chile siga siendo parte de su Cultura en tal evento─ en establecer este Gran Candado, que ni siquiera la Constitución de Pinochet se hubiera atrevido a imponer. .

Ante esta realidad, el Apruebo y el Gobierno argumentaron que el Gran Confinamiento solo estaría limitado en el caso de que la participación del PP.OO se viera afectada. en las entidades territoriales. Para ello, se aferran al borde resbaladizo del título de este artículo, titulado: “Participación en las comunidades territoriales del Estado regional”.

¿Es correcto este razonamiento?

Claro que no. Este es un error técnico muy grave desde el punto de vista de los principios de interpretación constitucional.

Primero, el minimalismo interpretativo al que aspira el Aprobatorio y el Gobierno no es consecuente con la historia fidedigna del establecimiento de la Gran Esclusa, ya que en la última sesión del Pleno de la Convención Constituyente iniciada el martes 28 de junio de 2022, hubo fue un intento de mutar este candado por otro de carácter más restringido análogo al que ahora invoca este grupo; intento que no alcanzó los quórums necesarios para ser incluido en el texto final del proyecto de Constitución.

En segundo, cuando el contenido literal de la ley es claro, no debe ignorarse. Y si el elector no ha distinguido, tampoco el intérprete. Desde una perspectiva demócrata y republicana, las restricciones que ahora se reclaman para limitar el Gran Cierre no son válidas. En la sección 191.2, no se limita a ciertos asuntos y no hace ninguna distinción que permita una interpretación limitada. Entonces, el acuerdo previo del PP.OO. Debe ser exigida en todos los asuntos o materias que les conciernen.

TerceroComo sabemos, la Convención Constituyente se reunía en comisiones sin ningún medio de comunicación entre ellas. En esto también influyó el hecho de que el proyecto no tuviera una formulación clara e inequívoca. Y dados los poderes limitados de la Comisión de Armonización y la prisa con la que trabajó, su trabajo terminó sin un orden lógico adecuado.

Debemos regirnos por un texto constitucional donde el voto de todos los chilenos tenga el mismo valor, donde no haya representantes de los ciudadanos con el privilegio de ser elegidos con 61 votos, como ya pasó con algunos electores.

Rechazar el voto es la única forma institucional de evitar ser inmovilizados y secuestrados por el veto indígena.

Lo que merecen los chilenos es más democracia y no experimentos académicos o experimentos impuestos por una minoría radicalizada.


mycandymagz

mycandymagz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.