La Ciudad de México reabre pero el público no está seguro ya que los casos siguen siendo altos

Ciudad de México reabrió después de un mes cierre de emergencia por coronavirusalgunas personas usaban máscaras faciales y mantenían la distancia mientras otras se empujaban en las calles llenas de gente.

La reapertura limitada de restaurantes y otros negocios en la capital se produjo cuando los casos continuaron aumentando de manera constante.

ayer el número de casos a nivel nacional aumentó en 5.681 a 231.770, y el país sumó 741 muertes confirmadas por COVID-19, lo que eleva el total a 28.510.
https%3A%2F%2Fprod.static9.net
La Ciudad de México reabrió después de un bloqueo de coronavirus de meses, con algunas personas usando máscaras faciales y manteniendo la distancia mientras otras se empujaban por las calles llenas de gente. (PA/PAA)
Ciudad de México representó aproximadamente 48.000 casos y 5.400 muertes.

Cuando abrieron las tiendas, Zeny García, residente de la Ciudad de México, y sus tres hijos fueron a comprar zapatos, equipados con máscaras y goggles.

Pero otros a su alrededor llevaban sus mascarillas alrededor del cuello.

«Teníamos que salir», dijo García sobre el tres meses de confinamiento que acaba de empezar a disminuir esta semana.

Todavía no se permite que los restaurantes y hoteles atiendan a su máxima capacidad, y los bares, discotecas y eventos deportivos permanecieron cerrados.

En las aceras del Distrito Colonial del centro, los puestos de tacos estaban abiertos y haciendo negocios, mientras que los promotores repartían volantes a la gente.

El vecindario es el corazón del comercio electrónico, telefónico y de computadoras de México, y aunque la mayoría de estos negocios estaban cerrados, los revendedores se pararon en la acera para vender los mismos artículos en el mercado negro.

Restaurantes ahora se les permite atender a los clientes a alrededor del 40% de su capacidad, pero la mayoría parecía estar muy por debajo de ese límite.
https%3A%2F%2Fprod.static9.net
El recuento de casos a nivel nacional aumentó ayer en 5.681 a 231.770, y el país agregó 741 muertes confirmadas por COVID-19, lo que eleva el total a 28.510. (Getty)
Rosa Icela Vázquez fue una de las que se aventuró a comer a uno de los restaurantes con más historia de la Ciudad de México, el centenario casa de tejascuyo exterior está revestido con azulejos de cerámica azul y blanca.

“No es como si tuviéramos que salir todavía, pero estábamos cansados ​​de estar adentro”, dijo la Sra. Vázquez, quien estaba sentada en una mesa con su esposo y su nieta.

El restaurante cerró por primera vez como recuerdo durante el confinamiento.

Había permanecido abierto incluso durante la revolución de 1910-1917, cuando líderes revolucionarios como Pancho Villa y Emiliano Zapata comían allí.

“COVID ha logrado lo que la revolución no pudo”, señaló la gerente del restaurante Virginia Viedma.

Si bien los empleadores del restaurante usaban máscaras y cobertores faciales y había gel para manos y tapetes para sanitizar zapatos, solo había visto unas tres docenas de clientes por la tarde, muy lejos de su promedio diario de 1.800 comensales en un día normal.

“La gente está empezando a salir”, dijo Viedma.

Cinta de advertencia colocada alrededor de las bancas de los parques para disuadir a las personas de sentarse en ellas en la plaza principal de Coyoacán, Ciudad de México, el sábado 4 de abril de 2020.
Todavía no se permite que los restaurantes y hoteles atiendan a su máxima capacidad, y los bares, discotecas y eventos deportivos permanecieron cerrados. (Foto AP/Fernando Llano)

La policía cerró algunas calles del centro de la ciudad y no había aglomeraciones en la plaza central, pero algunas de las calles que conducían a ella estaban abarrotadas.

Autoridades municipales trató de gestionar la reapertura parcial y gradual permitiendo que los negocios de un lado de la calle abrieran un día y los del otro lado al día siguiente.

Pero eso significaba que «la gente se amontonaba un día en un lado de la calle y al otro lado de la calle», dijo el oficial de policía Edgar López.

Representantes de agencias de viajes como Luis Oviedo trataron de buscar ofertas para city tours cerca de la catedral de la ciudad, y aunque los turistas extranjeros escaseaban, Oviedo señaló que “la gente está empezando a salir, los mexicanos que están estresados ​​y con ganas de salir”. «

Horacio Cerón, un curandero religioso que realiza “limpiezas” rituales contra la mala suerte, dijo que realiza unas 20 ceremonias al día.

“La gente viene a nosotros porque hay muchos más problemas, con menos trabajo y menos dinero”, dijo Cerón.

mycandymagz

mycandymagz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.