La violencia de las pandillas en México parece estar en aumento durante la pandemia

Lejos de retroceder durante la pandemia, la tasa de homicidios de México aumentó en marzo cuando el país comenzó a cerrar para combatir el coronavirus.

Según cifras proporcionadas por el gobierno el viernes, los asesinatos aumentaron un 8,46 % de febrero a marzo, de 2.766 a unos 3.000 homicidios.

México comenzó a implementar cierres generalizados y medidas de distanciamiento social para combatir la pandemia desde mediados de marzo hasta finales de marzo.

Puestos protegidos del sol con toldos rosas se alinean en una calle durante un mercado callejero semanal reducido pero aún activo en el norte de la Ciudad de México, el domingo 29 de marzo de 2020, mientras muchas personas se quedan en casa en medio de la propagación del nuevo coronavirus.
Puestos protegidos del sol con toldos rosas se alinean en una calle durante un mercado callejero semanal reducido pero aún activo en el norte de la Ciudad de México, el domingo 29 de marzo de 2020, mientras muchas personas se quedan en casa en medio de la propagación del nuevo coronavirus. (Foto AP/Rebecca Blackwell)

La tasa de homicidios en marzo fue la más alta desde que se registró un récord de 3.074 asesinatos en julio de 2018, cinco meses antes de que asumiera el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Desde entonces, el gobierno dijo que los homicidios se han estabilizado en alrededor de 2.850 por mes.

López Obrador culpó de las matanzas a los cárteles de la droga “que siguen peleando por el territorio y las rutas del narcotráfico, pelean constantemente”.

La tasa de homicidios fue más alta en el estado norcentral de Guanajuato, que registró 1.163 asesinatos en los primeros cuatro meses de 2020.

El estado es escenario de una sangrienta guerra territorial entre el Cartel de Jalisco y una pandilla local.

López Obrador reconoció que los asesinatos en el relativamente rico e industrializado estado de Guanajuato demostraron que el crecimiento económico por sí solo no sería suficiente para detener la violencia.

“Guanajuato es uno de los estados con tasas de crecimiento económico más sostenido. Desde hace mucho tiempo se han asentado allí fábricas, plantas ensambladoras, industria automotriz, autopartes, hay trabajo”, dijo López Obrador.

Un policía con equipo de protección contra la propagación del nuevo coronavirus hace guardia frente al ayuntamiento, en el centro histórico de la Ciudad de México, el miércoles 1 de abril de 2020.
Un policía con equipo de protección contra la propagación del nuevo coronavirus hace guardia frente al ayuntamiento, en el centro histórico de la Ciudad de México, el miércoles 1 de abril de 2020. (Foto AP/Marco Ugarte)

“Sin embargo, es el estado más violento. Tiene que ver con otras causas, la desigualdad. Crecimiento no es sinónimo de bienestar”.

El derramamiento de sangre también estalló en la ciudad fronteriza norteña de Ciudad Juárez y en algunas localidades del estado occidental de Michoacán. Los homicidios han disminuido en la ciudad turística de Acapulco en la costa del Pacífico.

La violencia ha afectado a los trabajadores de la salud, por motivos directamente relacionados con la pandemia. Una serie de ataques verbales y otros incidentes, como personas que rocían lejía a enfermeras, pueden estar relacionados con los temores de contagio. México tiene actualmente cerca de 13,000 casos confirmados y 1,221 muertes.

El viernes se anunciaron cargos por tentativa de homicidio contra dos sospechosos por un ataque particularmente brutal ocurrido el 17 de abril, cuando una enfermera recibió puñetazos y patadas en la Ciudad de México.

Cinta de advertencia colocada alrededor de las bancas de los parques para disuadir a las personas de sentarse en ellas en la plaza principal de Coyoacán, Ciudad de México, el sábado 4 de abril de 2020.
Cinta de advertencia colocada alrededor de las bancas de los parques para disuadir a las personas de sentarse en ellas en la plaza principal de Coyoacán, Ciudad de México, el sábado 4 de abril de 2020. (Foto AP/Fernando Llano)

A pesar del aumento de la violencia de las pandillas, relativamente pocas fuerzas federales parecen estar luchando contra los cárteles de la droga, mientras que muchas más están involucradas en los proyectos de infraestructura de López Obrador.

La Guardia Nacional de México, que cuenta con 100.000 efectivos y sus 225.000 fuerzas armadas, tenía unos 161.000 efectivos operativos -el resto en puestos administrativos o de apoyo- con unos 26.000 de los 161.000 detenidos en reserva, según el informe difundido el viernes.

Del total desplegado, el mayor contingente, unos 69.000 efectivos, estaba en tareas de construcción, construyendo cosas como el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México.

Otros 18.600 soldados estaban aplicando medidas destinadas a combatir la pandemia, mientras que alrededor de 12.500 estaban en la frontera o en servicio de migración. Se desplegaron alrededor de 4.000 efectivos para erradicar los cultivos de drogas. Unos 15.000 más están estacionados en áreas donde pueden confrontar indirectamente a los cárteles.

mycandymagz

mycandymagz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.